martes, 6 de marzo de 2018

Materias primas: fases de fermentación de las levaduras

La fermentación de la levadura tiene lugar en tres fases. Durante cada una de las fases, la levadura actúa de forma distinta:
  • Fase de adaptación o latencia. La fase de adaptación empieza inmediatamente después de que la levadura se haya inoculado en el mosto y se alarga aproximadamente unas 24 horas. Durante esta fase la levadura evalúa su nuevo ambiente, haciendo balance de los azúcares, el oxígeno y otros nutrientes disponibles, así como desarrollando las enzimas necesarias para tal adaptación. También es un período de rápida reproducción.  Este proceso se denomina gemación y, para que ocurra, las células necesitan desarrollar paredes celulares fuertes. Aunque ello se puede conseguir de forma anaeróbica, se logra de forma mucho más eficaz con la presencia de oxígeno. Por esta razón los elaboradores cerveceros airean el mosto cuando lo traspasan al fermentador. Una vez se ha usado el oxígeno disponible, la levadura empieza la fermentación anaeróbica.

  • Fase de atenuación. La fase de atenuación dura entre 3 y 10 días en función del tipo y la salud de la levadura. Durante esta fase, la levadura convierte los azúcares en CO2, alcohol y otros subproductos. Asimismo, también crea una fina y burbujeante capa de espuma (denominada kreusen), originada por la levadura, las proteínas y las resinas del lúpulo, que atrapa el CO2. Mientras los azúcares disponibles se consumen y el nivel de alcohol aumenta, la levadura empieza a asentarse, hecho que hace descender el kreusen. También implica que el proceso está terminando. Indicar que la atenuación también es una medición de la eficiencia de la levadura en fermentar los azúcares disponibles. Por lo general, se mide como un porcentaje; así, por ejemplo, una velocidad de atenuación del 100 % indica que una levadura fermentará todos los azúcares a alcohol en el mosto. Las levaduras con velocidades de atenuación elevadas acostumbran a tener velocidades de floculación bajas, y a la inversa.

  • Fase de acondicionamiento. Después de que termine la fase de fermentación primaria, la mayor parte de la levadura pasa a un estado latente. Sin embargo, aún resta algo de levadura en estado activo. Una vez completadas esas tareas, la levadura formará unos grumos, a partir de un proceso llamado floculación, y se desplazará hacia el fondo del fermentador. Por esto, se dice que la floculación mide la facilidad de precipitación de la levadura de la suspensión, lo que afecta a la velocidad y a la facilidad de aclarado de la cerveza: a más velocidad de floculación, más rápidamente se aclarará la cerveza. Es probable que las levaduras de floculación elevada se tengan que agitar para volver a levantar las partículas a la suspensión y permitir así que la fermentación se complete con éxito.


La fase de acondicionamiento puede durar una semana en las cervezas ales, mientras que se puede alargar varios meses en las lagers. Las lagers, y a veces las ales, se almacenan en frío a temperaturas cercanas a la congelación, causando que más levadura se precipite hacia el fondo. Así se obtienen cervezas más claras.

lunes, 5 de marzo de 2018

Materias primas: las levaduras

Uno de los aspectos más importantes en la elaboración de cerveza, si no el más importante, es la  levadura. Sin la presencia de este microorganismo no tendríamos nuestra preciada bebida favorita. Muchos cerveceros caseros saben qué es la levadura y cuál es su función, pero no conocen a fondo su estructura o cómo logra fermentar. Es esencial para el cervecero conocer la levadura y sus funciones para saber controlarla y tratarla, ya que es el elemento que determina la mayor parte el sabor y carácter y aún más importante: es la que crea la cerveza.

Se denomina levadura a cualquiera de los diversos hongos microscópicos unicelulares que son importantes por su capacidad para realizar la descomposición mediante fermentación de diversos cuerpos orgánicos, principalmente los azúcares o hidratos de carbono, produciendo distintas sustancias.

Existen miles de tipos y cepas de levadura, pero nosotros nos enfocaremos en la que nos da nuestra cerveza, la Saccharomyces cerevisiae

Un poco de historia
Hubo un momento en que el papel de la levadura en la cerveza era desconocido. En los días de los vikingos, cada familia tenía su propio palo que utilizaban para remover el mosto. Estos palos de elaboración de la cerveza eran considerados como reliquias de familia, ya que era el que garantizaba que la cerveza saldría bien. Obviamente, esto se debía a que los palos conservaban el cultivo de levadura de la familia.  

Con la Ley de Pureza de 1516  (el Reinheitsgebot) se estableció una lista de los únicos materiales permitidos para la elaboración de la cerveza: la malta, lúpulo y agua. Con el descubrimiento de la levadura y su función a finales de los años 1860 por Louis Pasteur, esta norma hubo de ser modificada.

La levadura de cerveza (Saccharomyces cerevisiae) es un tipo de hongo.  Se reproduce de forma asexual por gemación. La levadura puede vivir sin oxígeno por un proceso que nos referimos como la fermentación. Las células de levadura toman azúcares simples como la glucosa y la maltosa y producen dióxido de carbono y alcohol, los productos de desecho.


Junto con la conversión de azúcar en alcohol etílico y dióxido de carbono, las levaduras producen muchos otros compuestos:
  • Ésteres: son compuestos moleculares responsables de las notas frutales en la cerveza. La cantidad de ésteres producidos depende en parte de la temperatura de fermentación: cuanto más alta sea la temperatura, más ésteres se producirán.
  • Fenoles: son la causa de las notas picantes y especiadas en la cerveza terminada. Se consideran un defecto cuando llegan a ser demasiado notables.
  • Diacetilo: es un compuesto de cetona que puede ser beneficioso en cantidades limitadas. Le da una nota de mantequilla o de caramelo. Pero tiende a ser inestable y puede tomar tonos rancios, picantes, debido a la oxidación a medida que envejece la cerveza. Por lo general, el diacetilo es limpiado por las levaduras al finalizar la fermentación, por lo que su presencia es signo de una fermentación pobre.
  • Alcoholes fusiles: son los alcoholes de mayor peso molecular y se cree que son un importante contribuyente a las resacas.  
  • Ácidos grasos:  a pesar de que participan en las reacciones químicas que producen los compuestos deseados, también tienden a oxidarse en las cervezas de edad y producen sabores desagradables. 
En la elaboración de la cerveza podemos hablar de dos tipos de levaduras: de fermentación alta y de fermentación baja.


 
 
  • Levaduras de fermentación alta
Son las más utilizadas por los cerveceros caseros. Al actuar a temperaturas entre 15 y 24 º C, no requiere grandes medios de refrigeración y /o técnicos. Se denominan así porque ascienden a la parte superior del fermentador durante el proceso. Producen una gran cantidad de ésteres complejos, sobre todo a temperaturas más altas, lo que da lugar a una gran variedad de sabores y aromas. Las levaduras de fermentación alta se subdividen en cepas ale y de trigo, debido a sus características de sabor diferentes.

  • Levaduras de fermentación baja
En este caso hablamos de fermentaciones que pueden llegar a los 0º C, por lo que ya se requiere un equipo técnico que permita conseguir temperaturas bajas como un compresor de refrigeración. Las cervezas que se obtienen por fermentación baja son mucho más ricas en dióxido de carbono que las de fermentación alta, por lo que su sabor es más fresco. Debido a las temperaturas más bajas, producen menos ésteres y más diacetilo que las levaduras de fermentación alta. Muchas levaduras de fermentación baja requieren un reposo de diacetilo, durante el cual se aumenta la temperatura unos pocos días al final de la fermentación para  ayudar a reducir los niveles de diacetilo.

En un próximo post comentaremos los pasos que intervienen en la fermentación.

domingo, 25 de febrero de 2018


Tabla de clasificación del  color


El color de una cerveza determinada se mide utilizando una de las tres escalas aceptadas internacionalmente: La European Brewing Convention (EBC) que es la utilizada en Europa, la Standard Reference Method (SRM) implantada en Estados Unidos con la creación del fotómetro en el año 1951 y los Grados Lovibond (ºL) que fue desarrollada por Joseph Lovibond en 1883, la cual es prácticamente idéntica a la SRM. La EBC es igual a la SRM multiplicada por 1,97.


Hay que partir del valor del color de la malta que proporciona el fabricante (L), También hay que tener en cuenta el peso de la malta (Q). Junto con la cantidad en litros se confecciona una fórmula que dará el valor aproximado en MCU (Malta Color Units).

Color= Q x L/ Litros = XXXX MCU

Cuantas más maltas se utilicen, más (Q x L) hay que colocar en la formula quedando esta de la siguiente manera.

Color=(Q x L) + (Q x L) + (Q x L)/ Litros = XXXX MCU



Esta fórmula es una estimación , pues puede haber variaciones en el color si durante el proceso de elaboración se dan algunas de las siguientes condiciones:



En el macerado:

  • Un defecto en la corrección del agua tanto en la preparación del empaste como en el sparging puede tener influencia en el color de la cerveza final.
  • Una alcalinidad mayor (PH más alto) en el agua favorecerá la extracción de pigmentos de la malta logrando colores más profundos.
  • En esta etapa, el tiempo es también un posible factor que afecta el color de la cerveza. Cuanto más largo es el tiempo de macerado más oscuro será el color obtenido.
  • Durante el proceso de decocción, cuando hervimos una parte del mosto del macerado, destruimos enzimas y caramelizamos aportando color. Si realizamos una decocción doble o triple, en cada uno de los pasos iremos sumando cada vez más color al mosto.


En el Hervor:
  • Hirviendo, el mosto se oscurece debido principalmente a una reacción química llamada Maillard. Durante este proceso los azúcares como la maltosa y la glucosa se combinan con aminoácidos, que en su mayoría provienen de la malta y en menor medida de los lúpulos, reaccionando y formando melanoidina, terminando en lo que conocemos como caramelización. Cuanto más se calienta el mosto, más caramelización se consigue y más se colorea.
  • Aquí también entra en juego el PH del agua porque cuanto más alto éste sea más favorecida se verá la caramelización. Nuevamente las aguas más alcalinas aportarán más color.
  • Debemos remarcar que si el hervor es realizado a fuego lento la formación de los turbios (fríos y calientes) será incompleta y quedarán en suspensión muchos elementos colorantes en el mosto final.
  • Por último durante la ebullición se obtiene un cierto color de los lúpulos utilizados que dependerá mucho del estado de los mismos.


En la Fermentación:
  • La materia proteínica producida durante la formación de los turbios calientes y fríos está llena de partículas colorantes. Durante la fermentación, todos estos sólidos suspendidos en el mosto tienden a decantar, depositándose en el fondo del fermentador junto con la levadura floculada. De esta manera habrá una reducción del color.


En el Filtrado:
  • El efecto del filtrado sobre el color de la cerveza se da básicamente por la reducción de la turbidez. El contacto prolongado con los materiales altamente adsorbentes tales como carbón activado y ciertos agentes de precipitación, sumado al uso de filtros de placa, tienden a aligerar color de la cerveza.


En el Acondicionamiento y almacenamiento:
  • Probablemente la fluctuación más grande del color de la cerveza ocurre durante el proceso de almacenamiento de la cerveza. Se debe fundamentalmente a la oxidación del mosto, a períodos de almacenamiento no uniformes y a controles de temperatura incorrecto que oscurecen la cerveza.


En el Envasado:
  •  Una de las posibles causas que pueden variar el color de la cerveza son los residuos químicos que se depositan en los envases cuando son lavados. Restos de álcalis (amoníaco, soda cáustica, etc) tienden a oscurecer la cerveza.


martes, 6 de febrero de 2018

Materias primas: maltas Simpsons

La familia Simpson forma parte del negocio de la malta desde 1862 y son los malteros independientes más grandes del Reino Unido, ya que su empresa cuenta con una producción anual de 285.000 toneladas. La sede de Simpsons, que también es su planta de malta más grande, se encuentra en Berwick-upon-Tweed, Northumberland. La división comercial de agricultura, McCreath Simpson & Prentice, se localiza en los alrededores. Berwick se encuentra en una zona famosa por su cebada, concretamente al sur de las colinas de Lammermuir y al norte de los montes Cheviot. La tierra proviene de la deriva glacial, lo que aporta la ligereza necesaria para el cultivo de cebada de alta calidad. De hecho, el nombre de Berwick deriva del anglosajón “Ber(e)” (cebada) y “wick” (pueblo). En la planta de malta de Tivetshall (Norfolk), que constituye el corazón de la zona de cultivo de la cebada cervecera inglesa, es donde se produce malta tostada y la mayor parte de su tonelaje de exportación.
 
Todas las maltas de Simpsons están hechas exclusivamente de cebadas de dos carreras de la mejor calidad. 

Durante la temporada de cosecha, Simpsons almacena casi el 100 % de los requisitos de cebada anuales en sus instalaciones, de calidad asegurada y con una completa trazabilidad de todos sus productos, desde la semilla hasta la malta final. Debido a que son expertos malteros desde 1862, la empresa produce una gran variedad de maltas de alta calidad, entre las que se encuentran maltas tostadas especialmente para la industria de la cerveza, destilación y alimentación.


Esta es la selección de Maltas Simpsons que puedes encontrar en El secreto de la cerveza:

  • Best Pale Ale Malt: malta de 4 - 6 EBC. Ingrediente principal de las cervezas de barril. Cebada británica de dos carreras. 
  • Finest Pale Ale Golden Promise®: malta de 3,5 - 5 EBC. Ingrediente principal de las cervezas de barril usando cebadas tradicionales. Ideal para cervezas lupuladas tipo session IPA, IPA etc.
  • Finest Pale Ale Maris Otter: malta de 4 - 6 EBC. Ingrediente principal de las cervezas de barril usando cebadas tradicionales.
  • Premium English Caramalt: malta de 54 - 66 EBC. La mejor de la variedad caramelo para ajustar el color y el sabor. Se usa en cervezas claras. Aporta el sabor final a malta sin el grado de quemado de una malta crystal más oscura. ¡Tiene un sabor fantástico!
  • Crystal T50: malta de 126-140 EBC. El secreto está en el nombre: ¡Target 50! Cada lote debe alcanzar 50 Lovibond (131 EBC). Las especificaciones se ajustan tanto que podemos producir la consistencia que el cliente desee. Es una fantástica malta crystal crujiente que da a la cerveza un color intenso y un suave sabor a malta.
  • Crystal Dark: malta de 250 – 285 EBC. Ajusta el color y sabor de la ale.
  • Simpsons DRC®: malta de 280 - 320 EBC.  Aporta un sabor a caramelo oscuro a la cerveza y le confiere un sabor a pasas. Es un buen sustituto para maltas tostadas más oscuras cuando no se desea conseguir un sabor amargo astringente.
  • Amber Malt: malta de 54 - 71 EBC. Una malta tradicional que da a la cerveza un sabor final seco a bizcocho.
  • Brown Malt: malta de 430 – 600 EBC. Aporta ese sabor a café típico de la cerveza negra del tipo stout y porter. Suave sensación para el paladar.
  • Golden Naked Oats ®: malta de  12 – 24 EBC. Malta crystal de avena descascarada. Un ingrediente exótico que proporciona un (de avena descascarada) suave sabor a nuez.
  • Red Rye Crystal: malta de 237 - 310 EBC. Sabor dulce y maltoso con sabor a cortezas de pan. Confiere a la cerveza un (de centeno rojo) tono rojizo excelente.

Puedes acceder a todas las referencias de nuestras maltas Simpsons aquí.

miércoles, 10 de enero de 2018

Equipo de elaboración: Bulldog Brewer

   
     Bulldog Brewer ofrece una amplia lista de características que no tienen ni los modelos más caros, tales como un elemento calentador de 2,5 kW y un tamaño generoso de 30 litros, que permite elaborar cervezas de alta graduación.

  

  Empezamos el proceso de elaboración con la malta molida -empleando el molino Bulldog-, y el Bulldog Brewer se encarga del resto. Molturar, luego macerar, filtrar, lavar, cocer y enfriar. En todo momento mantenemos un control total sobre el proceso completo de elaboración, desde las materias primas hasta el producto final, obteniendo una cerveza artesanal de cualquier estilo.





     Macerar


     El Bulldog Brewer dispone de un sistema avanzado para controlar tiempo y temperatura. Ponemos la temperatura adecuada para preparar el macerado y el tiempo deseado y dejamos que el Brewer trabaje, bombeando y circulando el macerado lentamente, hasta que se apague solo después del tiempo programado.

     Filtrar

     Después de la maceración viene el filtrado (separación de la parte sólida de la líquida). Simplemente levantamos la cesta de malta interior (la cesta con el falso fondo agujereado) y la fijamos en la parte superior del equipo para dejar drenar el mosto al cuerpo del mismo.

     Lavar

     Calentamos la cantidad de agua que exija la receta para extraer lo último bueno de la malta, echándola al lecho lentamente con el cesto de malta en la posición superior.

     Cocer

     Limpiamos la cesta de malta de la malta empleada, la ponemos de nuevo y añadimos los lúpulos según la receta. Fijamos el tiempo y comenzamos a cocer el mosto.  ¡Tan simple como eso! No hace falta que pongamos la cesta dentro nuevamente, pero puede resultar práctico si queremos eliminar las partes sólidas del lúpulo que no se han disuelto al finalizar la cocción.

     Enfriar

     Por último, accionamos el serpentín de enfriar y lo conectamos al grifo de agua fría para enfriar el caldo rápidamente a la temperatura de fermentación. Pasamos el caldo al fermentador y añadimos la levadura.

     Características del  Bulldog Brewer:

•    Acero inoxidable 304 de alta calidad
•    Tapa de acero inoxidable
•    Asas duraderas (se puede levantar incluso lleno)
•    Tuberías de silicona para transportar todos los líquidos
•    Grifo-válvula con bola de acero inoxidable
•    Filtro bazooka de acero inoxidable
•    Bomba de circulación sin cepillo 6W
•    Cesta de malta de gran tamaño (capacidad 9 kg)
•    Elemento calefactor oculto de 2,5 kW
•    Controlador preciso de temperatura con monitor LED
•    Controlador de tiempo
•    Capacidad de olla: 30 litros / de cesta de malta: 26 litros
•    Para elaborar 25 litros de producto final
•    Serpentín de enfriamiento de acero inoxidable
•    Cortacircuito automático en caso de sobrecalentamiento

Accede aquí al manual del Bulldog Brewer.




domingo, 10 de diciembre de 2017

Elaboración de la cerveza: utilizar un concentrado de cerveza


Los concentrados de cerveza, consisten en una especie de melaza que se obtiene de manera similar al extracto líquido de malta, pero que en este caso se corresponde a un tipo de cerveza en concreto. La mayoría de estos concentrados, producen unos 23 litros de cerveza y consisten en una lata o en dos latas de melaza (también se pueden presentar en bolsas herméticamente cerradas, manteniendo todos los sabores y aromas delicados que se pierden con el proceso de enlatado tradicional). Cuando se trata de una lata o una bolsa, para elaborar los 23 litros de cerveza, hay que añadir durante el proceso de elaboración dextrosa o extracto de malta, sino el resultado sería una cerveza muy ligera, con poco cuerpo y poco alcohol. Los concentrados de 2 latas o 2 bolsas, al contener el doble de malta líquida ya no requieren dextrosa o extracto de malta adicional. Estos últimos, producen cervezas de sabor más profesional y con más cuerpo.


Los concentrados son ideales para los que se quieren iniciar en este mundo o los que tengan poco tiempo o espacio para la elaboración de la cerveza, ya que en una hora se tiene el mosto en el fermentador, a diferencia, del todo grano, donde se necesitan unas 6-7 horas para preparar el mosto antes de ponerlo a fermentar.

Los pasos generales de elaboración de estos concentrados son los siguientes (de todas formas, conviene leer las instrucciones que se indican en cada uno de los concentrados, puesto que puede haber alguna variación):


  1.            Comprobar que todo el equipo esté bien limpio y esterilizado antes de utilizarse: lavar y desinfectar a fondo el fermentador y todo el material que vaya a estar en contacto con la cerveza. 
  2.            Colocar las latas de concentrado en una cacerola con agua caliente, con la finalidad de ablandar la melaza que hay en su interior, para que así sea más fácil verterla posteriormente.
  3.                  En una cacerola, hervir  3 litros de agua, retirar medio litro y en los otros 2 litros y medio, mezclar el contenido de la lata o latas. Si se utiliza una sola lata, en este momento también hay que añadir 1 kg de dextrosa o de extracto de malta (ver lo que indica la receta). A continuación agitar hasta su completa disolución.
  4.                    Una vez disuelta la melaza, verter en el fermentador y completar hasta 23 litros con agua fría y agitar con fuerza, así oxigenará el mosto y estimulará que la levadura se reproduzca más rápido para lograr una buena fermentación. Comprobar que la temperatura del líquido está por debajo de 25 ° C (ver temperatura de fermentación en las instrucciones del concentrado).  Si disponemos de un densímetro, sacamos una muestra de mosto para medir la gravedad específica.
  5.             Añadir el contenido del sobre de levadura de cerveza y revuelva para mezclar. Cerramos el fermentador y lo dejamos en un lugar tranquilo y a una temperatura entre 20º y 25ºC durante unos 10 días. Una vez finalizada la fermentación, si disponemos de densímetro, tomamos la nueva medida de la gravedad específica y por diferencia con la tomada antes de fermentar, podemos calcular los grados de alcohol.

      NOTA: Las temperaturas más frías por debajo de los 20º extenderán el tiempo de fermentación por varios días; por debajo de 15 ° C  la fermentación se detendrá por completo. La fermentación por encima de la  temperatura recomendada reducirá la calidad de su cerveza.

          6.       Antes de embotellar, limpiar y desinfectar las botellas y sus tapones o chapas. Añadir 6 gramos de azúcar por litro para la carbonatación.
    Cerramos las botellas y las dejamos reposar al menos dos semanas en un lugar cálido (20-25ºC) y después unos 7 día en un lugar fresco y oscuro para que se aclare el contenido de la cerveza. Lo ideal es mantener unas 2-3 semanas en un lugar fresco y oscuro antes de tomar las cervezas.

Posibles errores y fallos:
  • La cerveza tiene demasiado gas. Se ha añadido demasiado azúcar a la botella o se ha embotellado cuando la fermentación no se había completado. Cuidado que en ambos casos es además posible que estalle la botella por exceso de presión.
  • Falta de espuma: se ha añadido demasiada agua o demasiado azúcar en el fermentador (nunca añadir más de 1 Kg). Puede también haber restos de detergente en la botella o en el vaso.
  • Capa blanquecina sobre la cerveza y mal sabor: la cerveza se ha contaminado. No se ha desinfectado bien el equipo o se ha tardado demasiado en tapar el fermentador.
  • Aroma desagradable: además de las posibles causas ya mencionadas de falta de higiene, este problema puede producirse si se ha fermentado a temperatura demasiado alta.


viernes, 3 de noviembre de 2017

Equipo de elaboración: Grainfather

Equipo Grainfather

The Grainfather es un sistema para elaborar cerveza a partir de grano que macera, hierve y enfría en una sola unidad, lo que implica menos equipo que usar, limpiar y guardar. La apariencia elegante, el diseño intuitivo y las características innovadoras hacen de este un perfecto compañero de preparación

tanto para los cerveceros experimentados como para los principiantes. Está hecho de acero inoxidable grado 304 de la alta calidad con una capacidad de 30 L, diseñado para hacer hasta 23 L de cerveza por lote.


Características: 

- Eléctrico: The Grainfather es eléctrico y está diseñado para ser utilizado en interiores. Está equipado con un elemento calefactor controlado por la centralita para poder utilizar la potencia correcta dependiendo de la fase del proceso. No hay necesidad de quemadores y simplemente necesita de un enchufe. 

- Centralita para control de calor y energía: Utilice el Connect Control Box junto con Connect App (y el creador de recetas) para una mejor experiencia. La centralita puede controlarse de manera remota ya que puede conectase a su dispositivo móvil a través de Bluetooth. Gracias a este sistema puede despreocuparse del proceso hasta que la centralita le avise del siguiente paso.



Características de la centralita:

-  El algoritmo PID funciona en conjunción con un triac para un calentamiento más estable y así se puede controlar la salida de potencia.
-  Calentamiento retrasado - rellene su Grainfather con agua la noche anterior y así cuando se levante tiene el agua a la temperatura deseada.
-  Cambia fácilmente entre Celsius y Fahrenheit.
-  Pantalla gráfica impermeable.
-  Utilizar en modo manual o con la aplicación.



Aplicación Grainfather Connect para Automatización: 

-  Capacidad para importar recetas (archivos XML de cerveza)
-  Ajuste su propia temperatura de ebullición (para diferentes altitudes)
-  Cambia fácilmente entre  celsius y fahreheit
-  Calculadoras Grainfather proporcionadas en la aplicación



Bomba: se ha instalado una bomba magnética de 6 vatios y 1.800 rpm para recircular el mosto. También se utiliza durante la etapa de enfriamiento para bombear el mosto caliente a través del serpentín contracorriente. Esta bomba también hace que el proceso de limpieza sea rápido y fácil bombeando el detergente de limpieza a través de toda la tubería. 

Cesto de granos: se incluye un cesto de grano expandible de acero inoxidable que le permite elaborar cerveza de 4,5 a 9 kg de grano. Las placas perforadas y las tuberías telescópicas ajustadas le permiten ajustar fácilmente el tamaño de la cesta de grano para adaptarse al tamaño del grano. 

Serpentín contracorriente: el enfriador de mosto de contracorriente tiene dos puntos de conexión. Un lado está conectado al Grainfather, mientras que el otro está conectado al agua fría del grifo. El mosto caliente se bombea a continuación a través de uno de los tubos interiores, mientras que el agua fría se bombea a través de otro tubo en la dirección opuesta, proporcionando el enfriamiento instantáneo y el intercambio de calor por el contacto entre los tubos. 23 L de mosto se pueden enfriar en tan sólo 20 minutos. 


En este enlace puedes ver el manual de The Grainfather